lunes, 26 de enero de 2009

Un remedio inmediato para la depresión


En plena época de crisis, de problemas con el trabajo, con la economía doméstica y con un montón de problemas en nuestra rutina diaria, correr se ha convertido en una de las mejores terapias naturales para combatir y olvidarnos de los problemas
Muchos estudios han concluido que el ejercicio es un buen aliado para paliar los síntomas de una depresión. No obstante, pocos han concretado qué tipo de actividad es el idóneo y tampoco qué frecuencia y con qué intensidad hay que llevarlo a cabo para superar esta patología.
Tampoco está claro en cuánto tiempo se notan los resultados. Sin embargo, un estudio publicado en el último 'British Medical Journal' ha aclarado estas dudas.
Según los autores, del departamento de Medicina Deportiva de la Universidad Freie, en Berlín (Alemania), sólo media hora de ejercicio aeróbico (correr, caminar, bailar, nadar, montar en bicicleta...), practicado durante unos días es suficiente para mejorar.
En el trabajo participaron siete mujeres y cinco varones con depresión severa (según los criterios de diagnóstico del Manual de la Sociedad Americana de Psiquiatría), que se sometieron a un programa de entrenamiento que consistía en caminar diariamente durante media hora.
Mejoría de casi todos los pacientes
Transcurridos 10 días, se evaluó de nuevo el alcance de la depresión y se observó que casi todos los pacientes habían mejorado considerablemente (seis de ellos querían continuar con el programa), mientras que cuatro permanecían igual.
Los investigadores insisten en la importancia de recetar actividades físicas a estos pacientes, sobre todo teniendo en cuenta que los antidepresivos tardan entre dos y cuatro semanas en hacer efecto. Además, si el deporte alivia los síntomas, en muchos individuos no haría falta esta clase de medicación.
Según parece, el ejercicio incide favorablemente en los niveles de citocinas, cortisol, péptidos opioides, catecolaminas, ciertas hormonas y algunos neurotransmisores, todas ellas sustancias implicadas en el estado de ánimo y en las relaciones afectivas.
Fuente : revista the Runner´s World,